Inicio | Crónica | Entrevistas | Columnas | Comunicados | Documentos | Crítica | Editorial PalabraDe | Canal Youtube
 
   
El Nuevo Chile Amanecerá
La Serena, 8 de diciembre de 2020.


por Claudio Quiroga Tabilo

Candidato a Convencional Constituyente, Distrito 5 Región de Coquimbo del Partido COMUNES, Vocero del Colectivo Desafío Constituyente.

Los seres humanos, somos seres temporales, tenemos la capacidad de habitar el pasado a través de las remembranzas, la memoria, la historia, la nostalgia, el recuerdo.

Esa vinculación con el pasado, nos permite recurrir a esos antecedentes pretéritos para ir a buscar enseñanzas, lecciones, experiencias vitales, que pueden contribuir a la vida presente y a las proyecciones futuras.

Esa misma temporalidad, nos hace conscientes del hoy, de este presente siempre fresco y vital, que es el único tiempo certero, toda vez que el pasado constituye un fragmento histórico inmodificable y el futuro se nos presenta indefectiblemente incierto y desafiante.

Tenemos también la hermosa oportunidad de trazarnos un destino, imaginar un mañana, escribir de manera individual o colectiva, novelas de anticipación que imaginen horizontes promisorios o bien proyecten anhelos acotados, signados por la desesperanza aprendida que deviene del fracaso.

Como país, estamos enfrentando un proceso constituyente, coincidente también con el inicio de un nuevo ciclo político, el cual, se deja atisbar como una oportunidad inmejorable de rehacer nuestra conversación social, para efectos de generar condiciones de igualdad, justicia social y democracia radical, transitando desde la sociedad del lucro hacia la sociedad de derechos.

Como todo proceso, el debate constituyente, tiene fases y etapas, las cuales determinarán el resultado de este esfuerzo social. El proceso es de alguna forma una puerta entreabierta, empujada por las fuerzas conservadoras hacia su cierre y con ello la clausura de cualquier proyecto transformador e impulsada también por la gran mayoría del pueblo de Chile hacia la apertura de un nuevo momento, donde la ciudadaníķa ejerce la soberanía popular y se da sus propias reglas para vivir.

En el horizonte, nos ilusionamos con la posibilidad de concretar un nuevo hito democrático, que prolongue el sentir popular que salió a las calles en octubre del año pasado, la misma radicalidad del feminismo que logró la paridad, la presión ciudadana para que el parlamento y el gobierno cedieran en sus dogmáticas posiciones en torno al proyecto de retiro del 10% de las AFP.

Todos estos hitos democráticos, han de encontrar su punto cúlmine en la redacción de un nuevo texto constitucional que represente intereses mayoritarios, tenga legitimidad ética, política y democrática, supere la racionalidad tecnocrática neoliberal que ha caracterizado hasta acá el diseño e implementación de las políticas públicas.

Cuando miramos el pasado, nos percatamos con elocuencia que en la cristalización de lo que somos, sólo un grupo reducido y elitista ha configurado nuestra fisonomía social y los intereses de las grandes mayorías han sido sistemáticamente postergados y los anhelos ciudadanos han chocado de frente con el poder de la minoría que votó rechazo en el último plebiscito.

La elocuencia del mapa electoral del 25 de octubre recién pasado, da cuenta de que la segregación es una realidad palmaria en Chile y tiene múltiples ejemplos cotidianos e históricos que ratifican que el gran desafío de Chile y por ende el gran desafío constituyente consiste en trazar reglas del juego que originen un nuevo pacto social, integrador, igualitario, justo y radicalmente democrático.

La temporalidad humana, nos permite desde este presente mirar críticamente al pasado y percatarnos de la desigualdad que ha caracterizado nuestro desarrollo social, existiendo innúmeros antecedentes de esos rasgos segregadores.

De acuerdo a estimaciones de Atria et al. (2019), en nuestro país el 1% más rico captura cerca del 17% de los ingresos fiscales, mientras que el 10% más rico percibe más del 50% de todos los ingresos (1)

Para mayor abundamiento, el dato del párrafo precedente se explicita con más detalle, ante la evidencia de que solo el 1% de la población en Chile acumula el 26,5% de la riqueza generada en todo el país, mientras que, en contraste, el 50% de los hogares de menores ingresos concentra solo el 2,1% de la riqueza neta del país. (CASEN, 2017) (2)

En resumidas cuentas se evidencia que el actual modelo de desarrollo, heredado de la dictadura y mantenido durante el período transicional ha devenido en privilegio para unos pocos y carencias para millones.

Ello queda en evidencia en el dato que explicita que el 50% de la población trabajadora recibe un salario mensual igual o inferior a 380 mil pesos (INE, 2018) (3)

Una constitución es ante todo, el marco jurídico que establece la forma en que se reparte el poder en una sociedad, es una constitución política que dado que tiene ese propósito ordenador, debe tener legitimidad.

En la clave temporal que sugiero en esta columna, si miramos nuestra historia, las constituciones que hasta aquí ha tenido Chile (10 textos constitucionales 1811, 1812, 1814, 1818, 1822, 1823, 1828, 1833, 1925 y 1980) nunca han consultado al pueblo, han carecido de una completa legitimidad ciudadana y la última implantada en dictadura ha sido funcional a la desigualdad y un encuadre jurídico conveniente a la elite que hace usufructo de manera casi exclusiva de los beneficios de este modelo de desarrollo social.

La dictadura generó un traje a la medida para la elite y para la burocracia castrense que se tomó tramposamente el poder, sentó las bases de una nueva institucionalidad funcional al modelo y lo hizo a través de juristas genuflexos ante el régimen genocida que gobernó Chile por 17 años.

Esa comisión, fue bautizada como Comisión Ortúzar, hoy sólo sobreviven la única mujer del grupo Alicia Romo Morán (cuestionada rectora de la Universidad Gabriela Mistral (UGM) dado que a pesar que dicha Universidad ha tenido una baja sostenida en matrículas, desde sus inicios en 1981, la rectora de la UGM y su familia han desarrollado una lucrativa red de sociedades. Dos de ellas controlan 13 inmuebles avaluados en más de $4 mil millones, que arriendan al plantel y que forman parte del patrimonio familiar) (CIPER 2012) (4) y Raúl Bertelsen, quien fue por mucho tiempo integrante del Tribunal Constitucional y presidente de la misma instancia entre los años 2011 y 2013.

Ambos han dado declaraciones a la prensa en la que defienden el actual orden constitucional y alaban las bondades del actual texto, claramente son parte de ese 22% del vomitivo pasado del que tratamos de zafar.

Somos herederas y herederos, prehistoria que tendrá el futuro y en el entrecruce temporal zigzagueante de tiempos pretéritos y de porvenir, nuestro legado ha de ser borrar todo este legado dictatorial y abyecto.

El horizonte del mañana se visualiza promisorio, si las fuerzas del cambio y la transformación logran cohesionarse en esa mirada de futuro, para dibujar el nuevo Chile en clave feminista, igualitaria, popular, justa y radicalmente democrática.

La temporalidad humana da cuenta también de nuestra evolución cíclica, el pinochetismo da sus últimos estertores, dando cuenta del otoño patriarcal, emerge el nuevo Chile y seremos miles y venceremos... El nuevo Chile amanecerá.

Referencias y fuentes
1.- Atria, J. Flores, I. Sanhueza, C. y Mayer, R. (2019) Top incomes in Chile: a historical perspective of income inequality (1964-2015). WID Working Paper N 2018/11.

2.- Encuesta Caracterización Socio económica 2017, consultado el 5 de diciembre de 2020 en http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/casenmultidimensional/casen/docs/Re sultados_pobreza_Casen_2017.pdf

3.- Encuesta de Ingreso Suplementarios, Instituto Nacional de Estadísticas, 2018

4.-Centro de Investigación e Información Periodística CIPER, 2012 en https://www.ciperchile.cl/2012/10/04/la-red-de-empresas-de-alicia-romo-que-ha-crecido-junto-a-launiversidad-gabriela-mistral/ consultado el 5 de diciembre de 2020

CLAUDIO QUIROGA TABILO, Candidato a Convencional Constituyente Distrito 5, Región de Coquimbo del Partido COMUNES, Vocero del Colectivo Desafío Constituyente

 
contacto@palabrade.cl